Arquitectura gótica con vistas al mar: Lonja y Consolat de Mar

Si uno quiere ver algo especial en Palma de Mallorca, debe visitar el Consolat de Mar y la Lonja (Sa Llotja), que están entre los edificios más importantes de la ciudad.

La Lonja (sa Llotja) es un edificio gótico, construido por el arquitecto Guillem Sagrera entre 1426 y 1477. Impresionante y muy elegante, la Lonja se considera uno de los monumentos más fascinantes del Mediterráneo. Tiene una planta rectangular, y las cuatro fachadas están delimitadas por torres octogonales y en la parte superior de las paredes se hallan merlones y gárgolas, en espléndida simetría entre ellas.

La fachada principal destaca por su gran portal dividido en dos por un pequeño pilar y por la escultura que se encuentra en el tímpano, el Ángel de la Mercadería. En el lado opuesto del edificio, preside otra estatua importante, la Virgen con el Niño Jesús.

La fachada sur tiene dos ventanas grandes y brillantes decoradas con geometrías inspiradas en la naturaleza. Dentro del amplio espacio, el único elemento presente es la columna. Seis columnas helicoidales sin capiteles que, junto con los grandes ventanales, crean juegos de luces y sombras.

El nombre Lonja define el lugar del mercado del mar, y aquí, efectivamente, es donde se regateaban los bienes provenientes del mar.

La Lonja actualmente se utiliza como espacio expositivo, especialmente durante la Nit de l’Art, que tiene lugar a finales de septiembre y es uno de los eventos más populares de arte contemporáneo en Mallorca, que atrae a curiosos y galeristas a nivel internacional.

Junto a la Lonja, en el lado oeste, se sitúa el Consolat del Mar, que era el lugar destinado a la resolución de conflictos mercantiles que surgían entre los compradores y los vendedores durante las negociaciones. El Consolat de Mar (actualmente sede del gobierno de las Illes Balears) es un edificio de dos plantas. Aquí se puede admirar a la estatua del navegante mallorquín Jaume Ferrer, quien en 1346 descubrió las costas africanas de Río de Oro, y varias obras de Joan Miró. Los dos palacios comparten el Antic Jardí de la Llotja, (siglo XV) y la Capilla del Consolat (XVI-XVII).