Faros de Mallorca

Mallorca está rodeada por faros, listos para acoger los navegantes e iluminar su camino. 

En los faros se halla un encanto intrínseco que no es fácil de explicar, que evoca algo antiguo. Probablemente por su imponencia, o por su manera de asomarse a la costa, por la sencillez de su movimiento constante o el inmovilismo de su estructura. Quién sabe. O a lo mejor porque tratase de una invención que cambió la historia de la humanidad. Los faros de Mallorca ejercen este poder atractivo sobre quienes se encuentren por delante, sea por mar o por tierra. Su belleza es evidente a cualquier hora del día y de la noche. 

 

Despertando en la capital, en el Hotel Palacio Sa Galesa, un edificio del siglo XVI que cuenta con 12 habitaciones cada una dedicada a un músico, el primer faro que hay que ir a ver es el faro de Porto Pi. No sólo porque es el Faro de Palma, sino porque es el segundo faro más antiguo todavía funcionante de toda España (el primero es la Torre de Hércules, La Coruña). Un faro antiquísimo, declarado patrimonio histórico, construido en el siglo XV secolo, con aspecto medieval.  

 

En la costa este, el Faro de Portocolom. Su estilo tradicional y sus líneas horizontales blancas y negras le regalan una eterna elegancia. 

En la punta más al sur de la isla, el faro de Cap Salines, que se encuentra a solos 17 metros sobre el nivel del mar. Fue el primer faro español a funcionar con placas solares (1983). El Faro de Cap Blanc, perfecto para la puesta del sol. Está por el medio del campo en un acantilado, a 95 metros de altura. Se inauguró en 1863. Muy emocionante. 

Después de visitar estos faros, lo ideal es pararse a cenar en en Es Recó de Randa, en el centro del pintoresco pueblo Randa, al pie de la montaña Puig de Randa.  

Refinado y elegante, ofrece una magnífica gastronomía local con carne o pescado en el ambiente perfecto para cada ocasión. 

 

En la costa oeste, famosísimos el Faro de Sóller, que decora perfectamente este encantador puerto natural y el Faro de Formentor, sin iguales, en Cap Formentor, punto de encuentro de los vientos. 

La ruta de los faros es una idea de vacaciones originales, que permite recorrer todos los lugares más bonitos de la costa mallorquina.
Ahí va el listado completo de los faros de Mallorca:

Faro de Portopí
Faro del puerto de Palma – Faro de La Riba (fuori uso)
Faro de Formentor
Faro de Punta de l’Avançada – Punta de la Avanzada
Faro de la Torre den Beu – Faro de Cala Figuera (Santanyí)
Faro de la Creu – La Cruz de Sóller (y faro viejo)
Faro del Cap Salines
Faro de Portocolom – Punta de Ses Crestes
Faro de Alcanada – Aucanada
Faro del Cap Blanc – Cabo Blanco
Faro del Cap Gros – La Muleta
Faro de Capdepera
Faro de Cala Figuera
Faro de sa Mola