Serra de Tramuntana, un lugar con carácter

En Mallorca existe un lugar maravilloso que se llama Serra de Tramuntana. De hecho, en 2011, su paisaje cultural fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
¿Qué es lo que la hace tan especial?

hotel-es-moli-mallorca

En este mágico micro mundo, reinado absoluto de la naturaleza, el hombre ha encontrado su sitio, en un modo en que no contamina su hermosura natural y vivir en armonía con su alrededor.

Entrando un poco más en profundidad, descubrimos que los ayuntamientos de la Serra son Alarò, Andratx, Banyalbufar, Bunyola, Calvià, Deià, Escorca, Estellencs, Pollença, Sóller, Valldemossa. Cada municipio tiene sus propias características, desde el punto de vista paisajístico, cultural y gastronómico. En Valdemossa se puede saborear la coca de patatas, y en Sóller naranjas y gambas. Deià es conocida por ser históricamente el lugar predilecto de los artistas, Alaró por su castillo y Banyalbufar por sus montañas aterrazadas para el cultivo.

Serra de Tramuntana significa también senderismo, con la GR 221, Ruta de la Piedra en Seco, el camino de los Miradores del Arxiduc y los Embalses de Cúber y Gorg Blau. Existen muchas maneras de vivir la Serra con autenticidad, entre ellas está sin duda la elección de un hotel con carácter. Un hotel con encanto.

Hoteles en los que el contacto con la cultura propia del mismo lugar es directo, donde los que acogen a los viajeros son familias hoteleras de toda la vida, orgullosas de ser parte activa de una realidad única y emocionante.
El cuidado por los detalles y la atención hacia los huéspedes son lo primero, y la sensación que experimenta el visitante es la de cariño y bienvenida.

reis-de-mallorca-serra-de-tramuntana

Un ejemplo es Cases de Cas Garriguer, cerca de Valldemossa, en la finca de Son Olesa. Una joya compuesta por 12 habitaciones obtenidas reformando antiguas casas de campo. Un agroturismo 4 estrellas para disfrutar del clima de la isla al lado de la piscina.

Paraíso cinco estrellas en los alrededores de Deià, es Molí, una finca de hace 350 años, presume de una cala exclusiva para sus huéspedes, Cala Muleta. Además, los desayunos de Es Molì son una parte fundamental de la experiencia en el hotel, con productos mallorquines, y vistas espectaculares.

Cerca de Binissalem, en el campo, a 8 km de distancia de la Serra de Tramuntana, se encuentra la Finca Dalt Murada, una típica casa en piedra con piscina y rodeada de almendros. Agroturismo de gestión familiar, para sentirse como en casa durante la estancia en Mallorca.

Sea cual sea la temporada, la Serra de Tramuntana acoge a sus visitantes con toda su autenticidad.